Construcciones Identitarias
y Segregación Racial en Iberoamérica

Desde la colonización a las independencias de los países latinoamericanos.
Hacia la deconstrucción de una problemática global.

Programa de Proyectos Panamericanos de Asistencia Técnica (PAT) 2020 

“Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible” y “Agenda Panamericana del IPGH 2010-2020”

Instituto Panamericano de Geografía e Historia (IPGH), OEA

Nuestra propuesta

El estudio y comprensión global de las etnicidades iberoemericanas desde el diálogo multisdisciplinar.

El planteo de este proyecto es el análisis de la construcción de las identidades y de la etnicidad, más concretamente de la plurietnicidad iberoamericana, con especial interés por los sectores considerados marginales o excluidos históricamente de la jerarquía socio-económica (como indios, mestizos, población de color o castas, mujeres, niños y ancianos). La propuesta de investigación tiene por objetivo primordial visualizar continuidades y rupturas en las aparentes y rígidas estructuras sociales coloniales en la etapa post-independiente. Se trata de generar una investigación basada en el estudio y observación de la comunidad iberoamericana pretérita y presente para visualizar los modelos y estereotipos de identificación y reconocimiento de sus actores sociales y revertir los resultados en una mayor participación y concientización ciudadana. Generar la idea y el propósito de

crear sociedades inclusivas y seguras social y culturalmente basadas en la diversidad y en la integración como problema catalizador de las sociedades pasadas, presentes y futuras

¿Con qué finalidad?

Reformular una problemática recurrente: la exclusión, la marginalidad, el racismo y xenofobia.

Queremos indagar en las manifestaciones tempranas de comportamientos discriminatorios y excluyentes que generaron sectores marginales y segregados en las sociedades coloniales iberoamericanas como resultado lógico de una dinámica de retroalimentación de la política estatal europea de Antiguo Régimen. Si bien ideas como “racismo” y “xenofobia” tienen su origen en las corrientes ideológicas que sustenta el determinismo biológico y el darwinismo social del siglo XIX, se podría pensar que estaban latentes tempranamente en el ideario social de la América colonial.

La heterogeneidad étnica, cultural y social iberoamericana, una de sus riquezas más destacadas se convierte también en una de sus cargas más pesadas a lo largo de sus siglos de historia.

Estará conformado básicamente por diversos espacios geográficos y culturales del mundo iberoamericano lo largo de los siglos XVII, XVIII y primera mitad del siglo XIX. El Río de la Plata, en especial la ciudad de Buenos Aires y su entorno rural cercano, por considerarse un territorio periférico pero que experimentó un crecimiento económico y demográfico muy intenso e inigualable desde el último tercio del siglo XVII y los siglos siguientes. Por otro lado, un estudio de larga duración posibilitará analizar procesos, estrategias y mecanismos de movilidad, supervivencia y alteridad de ciclos familiares y redes relacionales al completo, contexto donde se construían y re-significaban las identidades de los individuos. Con el objeto de introducir puntos de comparación para visualizar semejanzas de comportamientos o diversidades propias de cada área y sus peculiaridades, se tomarán como referentes la ciudad de México y Puebla de los Ángeles en México, Montevideo en la Banda Oriental del Uruguay, la capitanía de Sao Paulo en Brasil y las Antillas caribeñas. La ciudad de México por ser considerada un centro de poder neurálgico de los intereses coloniales a lo largo del período en estudio. Urbe de gran desarrollo demográfico, económico, político y espacial, con un alto componente de población española, pero al mismo tiempo indígena y mestiza. Puebla se ha considerado en este proyecto por tratarse de una sociedad más tradicional y jerarquizada en Nueva España, con un componente indígena importante, muy diferente a las otras dos. Al mismo tiempo fue el motor de una economía pujante del interior novohispano. Montevideo se presenta como la ciudad espejo de la urbe porteña, en la otra margen de la cuenca del Plata, de fundación tardía, se funda como respuesta a los intereses crecientes de los portugueses del Brasil por el dominio de la cuenca del Plata. A pesar de mostrar muchas similitudes con la ciudad de Buenos Aires en su desarrollo y crecimiento económico y demográfico, presenta un ritmo social propio. Se trata también de un territorio de frontera y de la periferia más austral de los dominios españoles en las Indias Occidentales, que al igual que Buenos Aires la convierten en un foco de atracción de población peninsular, con un componente indígena destacado y un constante fluir de mano de obra negra esclava. Sao Paulo y su área de influencia en la colonia portuguesa del Brasil fueron seleccionadas por tratarse de un contexto político diferente al español pero que comparten frontera con el Río de la Plata sin ser áreas mineras, con elevados componentes de población negra y mestiza, y con un gran número de migrantes a Buenos Aires durante el siglo XVIII para establecer comercio allí y familias. Finalmente, las islas de Cuba y Puerto Rico presentan una especificidad aún no completamente analizada por cuanto fueron territorios en los que la presencia de la administración española se extendió mucho más allá que en el resto de espacios hispanoamericanos. En ellas, durante gran parte del siglo XIX, se establecieron nuevos modos de relaciones jurídico-institucionales no ya basadas en los dictados y resoluciones del antiguo Consejo de Indias sino en un nuevo Ministerio, el de Ultramar, que pretendió articular el fenómeno racial en relación con los postulados del constitucionalismo decimonónico.

¿Cuál es nuestro escenario de análisis?

Río de la Plata, México, Brasil y el Caribe durante los siglos XVII a XIX.

Se pretende aportar nuevas ideas y diferentes enfoques interdisciplinarios a una problemática compleja, que atiende a diferentes causas y responde a diversas soluciones, trascendiendo espacios y cronologías. 

 

Estará conformado básicamente por diversos espacios geográficos y culturales del mundo iberoamericano lo largo de los siglos XVII, XVIII y primera mitad del siglo XIX. El Río de la Plata, en especial la ciudad de Buenos Aires y su entorno rural cercano, por considerarse un territorio periférico pero que experimentó un crecimiento económico y demográfico muy intenso e inigualable desde el último tercio del siglo XVII y los siglos siguientes. Por otro lado, un estudio de larga duración posibilitará analizar procesos, estrategias y mecanismos de movilidad, supervivencia y alteridad de ciclos familiares y redes relacionales al completo, contexto donde se construían y re-significaban las identidades de los individuos. Con el objeto de introducir puntos de comparación para visualizar semejanzas de comportamientos o diversidades propias de cada área y sus peculiaridades, se tomarán como referentes la ciudad de México y Puebla de los Ángeles en México, Montevideo en la Banda Oriental del Uruguay, la capitanía de Sao Paulo en Brasil y las Antillas caribeñas. La ciudad de México por ser considerada un centro de poder neurálgico de los intereses coloniales a lo largo del período en estudio. Urbe de gran desarrollo demográfico, económico, político y espacial, con un alto componente de población española, pero al mismo tiempo indígena y mestiza. Puebla se ha considerado en este proyecto por tratarse de una sociedad más tradicional y jerarquizada en Nueva España, con un componente indígena importante, muy diferente a las otras dos. Al mismo tiempo fue el motor de una economía pujante del interior novohispano. Montevideo se presenta como la ciudad espejo de la urbe porteña, en la otra margen de la cuenca del Plata, de fundación tardía, se funda como respuesta a los intereses crecientes de los portugueses del Brasil por el dominio de la cuenca del Plata. A pesar de mostrar muchas similitudes con la ciudad de Buenos Aires en su desarrollo y crecimiento económico y demográfico, presenta un ritmo social propio. Se trata también de un territorio de frontera y de la periferia más austral de los dominios españoles en las Indias Occidentales, que al igual que Buenos Aires la convierten en un foco de atracción de población peninsular, con un componente indígena destacado y un constante fluir de mano de obra negra esclava. Sao Paulo y su área de influencia en la colonia portuguesa del Brasil fueron seleccionadas por tratarse de un contexto político diferente al español pero que comparten frontera con el Río de la Plata sin ser áreas mineras, con elevados componentes de población negra y mestiza, y con un gran número de migrantes a Buenos Aires durante el siglo XVIII para establecer comercio allí y familias. Finalmente, las islas de Cuba y Puerto Rico presentan una especificidad aún no completamente analizada por cuanto fueron territorios en los que la presencia de la administración española se extendió mucho más allá que en el resto de espacios hispanoamericanos. En ellas, durante gran parte del siglo XIX, se establecieron nuevos modos de relaciones jurídico-institucionales no ya basadas en los dictados y resoluciones del antiguo Consejo de Indias sino en un nuevo Ministerio, el de Ultramar, que pretendió articular el fenómeno racial en relación con los postulados del constitucionalismo decimonónico.

¿Cuál es nuestro punto de partida?

El mestizaje biológico, social y cultural, responsable de una Iberoamérica heterogénea.

Las excepciones a la norma se convierten en constantes sociales configurando un paisaje humano variopinto, heterogéneo, dinámico y permeable. Estos cambios sociales, paulatinos y a la vez dinamizadores, generan solidaridades -círculos concéntricos de colaboración y relación- pero también rechazo de los sectores privilegiados, dando origen a la exclusión y a la marginalidad de las que comienzan a ser consideradas minorías étnicas (como indios, afrodescendientes, mestizos), mujeres, niños y ancianos entre otros colectivos. Se construyen identidades múltiples que da origen a un mosaico fenotípico y cultural como elemento distintivo en Iberoamérica.

¿Existe un punto de inflexión?

Nuestro objetivo es demostrar que las independencias no conllevaron cambios estructurales.

El proceso de emancipación y las guerras de independencia con la consabida formación de estados nacionales dio paso a una sociedad de clases que, en apariencias, rompió viejas estructuras coloniales. Pero dichos cambios, sobre todo en el terreno de lo social con la incorporación del concepto de ciudadanía por el de castas, no solucionó el problema de la marginalidad, por el contrario, lo enfatizó dándole nueva forma. Los cambios fueron coyunturales y no estructurales.

El racismo y la xenofobia se habían instalado en Iberoamérica y utilizan hasta hoy manifestaciones verbales y simbólicas que tuvieron su origen en la etapa colonial.

Por ello, ¿cuál es nuestra propuesta?

Visualizar, de-construir el racismo y aceptar la diversidad como modelo de integración y confraternidad de los pueblos.

El estudio de las relaciones interétnicas, del amancebamiento, de los nacimientos ilegítimos, de las familias de color, de las familias pluriétnicas, del lenguaje y de las manifestaciones xenófobas y excluyentes durante la etapa colonial permitirá rastrear el origen temprano del racismo en Iberoamérica y contextualizarlo como parte de una problemática global y conectada con otras espacios y momentos históricos.

Abordar la identidad, la etnicidad, el género, la niñez, la ancianidad y los procesos migratorios desde una perspectiva histórica y a la vez con un enfoque interdisciplinar posibilitará concientizar a la población de sus problemas y generar políticas de difusión y cambio.

Objetivos

El objeto de análisis son las “minorías” (étnicas o raciales, infancia, ancianidad, género) en las comunidades iberoamericanas, entendiendo esta problemática desde el punto de vista de las sociedades inclusivas.

Es decir, desde el estudio y análisis de las minorías deprimidas, tratar un tema clave y determinante en las sociedades pretéritas y actuales como es la integración cultural y social en desmedro de la discriminación y la segregación como asunto catalizador. Se trata de plantear un problema complejo que responde a una multiplicidad de causas y de soluciones posibles, que necesita por tanto de la interconexión entre mundo académico y comunidad para abordarlo, comprenderlo y establecer canales de decodificación.

Conocer y comprender cómo fueron y son reconocidos e influidos por su entorno social y cultural los actores estudiados (afrodescendientes, indígenas, mestizos, niños, ancianos, mujeres) para revertir la investigación en una transferencia de conocimiento que involucra una mayor participación ciudadana. Para ello se enfocarán seis aspectos fundamentales:

1.

La conformación de sociedades pluriétnicas basadas en el mestizaje biológico, social y cultural a partir de tres elementos raciales constitutivos (población europea, indígena y africana);

3.

El análisis del dinamismo, la permeabilidad y la alteridad identitaria de individuos, familias y redes relaciones –generadas a través del padrinazgo, compadrazgo, relaciones económicas, agregación, etc.- en sociedades coloniales aparentemente rígidas y estamentales;

5.

Percepciones tempranas de la marginalidad y segregación social: concientización y de-construcción de las manifestaciones exclusión;

2.

El análisis de mecanismos de movilidad socio-étnica en sectores excluidos de la jerarquía colonial, como estrategias desarrolladas para eludir las barreras jurídicas impuestas;

4.

El análisis de continuidades y rupturas en el ideario colectivo de la identidad y la etnicidad iberoamericana a partir de las independencias y la construcción de ciudadanías diferenciales;

6.

Los entramados jurídico-institucionales que articularon o impidieron las relaciones étnico-raciales, tanto en el plano individual como colectivo.

Los objetivos propuestos en este proyecto son básicamente:

1.

Abordar desde una perspectiva histórica el problema de la exclusión y la marginalidad desde sus tempranas manifestaciones en la Iberoamérica colonial

2.

De-construir el ideario de la marginalidad y la exclusión social generando una conciencia ciudadana que valorice la diversidad étnica y cultural.

3.

Comprender la plurietnicidad como una característica intrínseca en las sociedades y contribuir a la conformación de sociedades inclusivas y seguras en el plano social y cultural.

4.

Establecer continuidades y rupturas en los modelos sociales desde la etapa colonial hasta la etapa independiente en Iberoamérica.

5.

Establecer comparaciones entre los comportamientos sociales y sus mecanismos de movilidad para diversas áreas iberoamericanas con el fin de entender el dinamismo de los procesos sociales como factores de cambio, decisivos en la construcción de las identidades.

6.

Contribuir a la comprensión de una historia global y conectada donde se analice la problemática de las identidades y la marginalidad más allá de las fronteras temporo-espaciales.

7.

Construir una red sólida de investigadores que contribuyan a analizar la problemática en cuestión desde diversas disciplinas.

8.

Generar una base de datos multirrelacional que aporte información sobre la población iberoamericana entre los siglos XVII y XIX.

Miembros del equipo

Alfredo José Martínez González
Sandra Olivero Guidobono
Carlos de Almeida Prado Bacellar
Rosalva Loreto López
Ramón Reig
Romina Grana
Rosalba Mancinas Chávez
Juan Jesús Bravo Caro
Isabel Barreto Messano